Desde temprana edad el ARTE EN MI VIDA estuvo siempre presente… Gracias a mis padres (Susana y Cheo) me presentaron espacios llenos de mucha cultura e historia, como los museos y galerías.

Desde muy joven supe qué significan las siglas MACCSI (Museo de Arte Contemporáneo de Caracas Sofía Imber), la GAN (Galería de Arte Nacional), MBA (Museo Bellas Artes o el TTC (Teatro Teresa Carreño) y así…

Disfruté un nivel de Cultura en la ciudad de Caracas incomparable y difícil de olvidar… Me relacioné a estos espacios muy cómodamente y fue tal la afinidad con el Arte que estudié la carrera en la Universidad Central de Venezuela, siendo egresada como Lic. en Artes mención Artes Plásticas.

Posteriormente, al pertenecer a un grupo de estudiantes-pasantes de la UCV para el registro de la conservación de las obras de artes del campus para su postulación a la UNESCO, me conecté con estudiar más a profundidad el Patrimonio Cultural.

Y realicé mis estudios de postgrado en mi querida UCV en Conservación y Restauración de Monumentos en la Facultad de Arquitectura y Urbanismo. Formación que me enlazó con profesionales de una calidad humana y profesional ÚNICA.

Ello me llevó a ejercer por trece (13) años uno de mis cargos más enriquecedores como profesional y como ciudadana. Porque serví a mi país como Conservadora de Arte y me dió la oportunidad de restaurar obras de arte de un gran valor estético e histórico.

Dicha función me dió a entender que hice HISTORIA para mi país y dejé un aporte técnica y artístico a generacione futuras.

Pero a pesar de ejercer tan bella profesión y trabajo, habían en mí sentimientos de hacer e innovar en otros aspectos como creativa y apasionada por el arte y su increíble esencia de comunicar algo.

Desde que comencé a ser independiente económicamente, fui creando una biblioteca de peculiares libros…unos de arte y arquitectura.

Pero entre ellos se sumaron los de cocina, por mi interés y gusto por la fotografía, el color de los ingredientes y su diseño editorial.

Siempre me prometía que en algún momento iba a preparar unas de esas recetas que hojeaba en mis pocos tiempos libres. Y fue una tarde hace 7 años que me decidí a preparar unos ponquecitos de Nuez y Limón.

Receta y momento de trabajo en cocina que me conectó que esa destreza y gusto en mezclar ingredientes, el disfrutar el aroma de algo recién horneado y al ver una persona fuera de mis espacios de cocina disfrutarse mi postre, fue lo que me emocionó e impulsó a dedicarme con mucho AMOR a la Pastelería.

A medida que fuí entendiendo los códigos de cocina, conocí la palabra MISENPLAS que significa poner en su lugar los ingredientes y elementos necesarios para llevar a cabo el trabajo en cocina.

Fotografía: Yuri Ferrioli

Al ver que yo aplicaba un MISENPLAS desde que creaba Arte, fue ahí donde encontré mi PASIÓN por hacer ARTE a través de la PASTELERÍA.

Todos aplicamos un misenplas según nuestra profesión y pasión para crear, para hacer Arte.

Por ello, siempre digo que el Arte en mi vida no fue impuesto y eso hizo que conociera un mundo o camino que me conectara a diferentes formas de crear.

Nunca es tarde para descubrir lo que te apasiona y más el disfrutar de ese Don que que se reveló y hace que la creatividad no pare y estés haciendo siempre Arte.

Gracias,

Marry!